CRIADO.- Allí.
ROMEO.- ¿Dónde?
CRIADO.- En mi casa, a cenar.
ROMEO.- ¿En qué casa?
CRIADO.- En la de mi amo.
ROMEO.- Lo primero que debí pregunt arte es su nombre.
CRIADO.- Os lo diré sin ambages. Se llama Capuleto y es generoso y rico. Si
no sois Montesco, podéis ir a beber a la fiesta. Id, os lo ruego. (Vase.)


BENVOLIO.- Rosalía a quien adoras, asistirá a esta fiesta con todas las
bellezas de Verona. Allí podrás verla y compararla con otra que yo te enseñaré,
y el cisne te parecerá grajo.
ROMEO.- No permite tan indigna traición la santidad de mi amor. Ardan mis
verdaderas lágrimas, ardan mis ojos (que antes se ahogaban) si tal herejía
cometen. ¿
Puede haber otra más hermosa que ella? No la ha visto desde la
creación del mundo, el sol que lo ve todo.
BENVOLIO.- Tus ojos no ven más que lo que les halaga. Vas a pesar ahora en
tu balanza a una mujer más bella que ésa, y verás cómo tu señora pierde de los
quilates de su peso, cotejada con ella.
ROMEO.- Iré, pero no quiero ver tal cosa, sino gozarme en la contemplación
de mi cielo.



ESCENA III

En casa de Capuleto


(La señora de CAPULETO y el AMA)


SEÑORA.- Ama, ¿dónde está mi hija?
AMA.- Sea en mi ayuda mi probada paciencia de doce años. Ya la llamé.
Cordero, Mariposa. Válgame Dios. ¿Dónde estará esta niña? Julieta...
JULIETA.- ¿Quién me llama?
AMA.- Tu madre.

9