ROMEO.- Mi alma padece el implacable rigor de sus desdenes.
BENVOLIO.- ¿Por qué el amor que nace de tan débiles principios, impera
luego con tanta tiranía?
ROMEO.- ¿Por qué, si pintan ciego al amor, sabe elegir tan extrañas sendas a
su albedrío? ¿Dónde vamos a comer hoy? ¡Válgame Dios! Cuéntame lo que ha
pasado. Pero no, ya lo sé. Hemos encontrado el amor junto al odio; amor
discorde, odio amante! rara confusión de la naturaleza: caos sin forma, materia
grave a la vez que ligera, fuerte y débil, humo y plomo, fuego helado, salud que
fallece, sueño que vela, esencia incógnita. No puedo acostumbrarme a tal amor.
¿Te ríes? ¡Vive Dios!...
BENVOLIO.- No, primo. No me río, antes lloro.
ROMEO .- ¿De qué, alma generosa?
BENVOLIO.- De tu desesperación.
ROMEO.- Es prenda del amor. Se agrava el peso de mis penas, sabiendo que tú
también las sientes. Amor es fuego aventado por el aura de un suspiro; fuego
que arde y centellea en los ojos del amante. O más bien es torrente desbordado
que las lágrimas acrecen. ¿Qué más podré decir de él? Diré que es locura sabia,
hiel que emponzoña, dulzura embriagadora. Quédate adiós, primo.
BENVOLIO.- Quiero ir contigo. Me enojaré si me dejas así, y no te enojes.
ROMEO.- Calla, que el verdadero Romeo debe andar en otra parte.
BENVOLIO.- Dime el nombre de tu amada.
ROMEO .- ¿Quieres oír gemidos?
BENVOLIO.- ¡Gemidos! ¡Donosa idea! Dime formalmente quién es.
ROMEO. - ¿Dime formalmente?... ¡Oh, qué frase tan cruel! Decid que haga
testamento al que está padeciendo horriblemente. Primo, estoy enamorado de
una mujer.
BENVOLIO.- Hasta ahí ya lo comprendo.
ROMEO.- Has acertado. Estoy enamorado de una mujer hermosa.
BENVOLIO.- ¿Y será fácil dar en ese blanco tan hermoso?
ROMEO.- Vanos serían mis tiros, porque ella, tan casta como Diana la
cazadora, burlará todas las pueriles flechas del rapaz alado. Su recato la sirve
de armadura. Huye de las palabras de amor, evita el encuentro de otros ojos, no
la rinde el oro. Es rica, porque es hermosa. Pobre, porque cuando muera, sólo
quedarán despojos de su perfección soberana.

6