MÚSICO 2°.- Envainad la daga, y sacad a plaza vuestro ingenio.
PEDRO.- Con mi ingenio más agudo que un puñal os traspasaré, y por ahora
envaino la daga. Respondedme finalmente: "La música argentina" , ¿y qué
quiere decir "la música argentina"? ¿Por qué ha de ser argentina la música?
¿Qué dices a esto, Simón Bordon?
MÚSICO 1°.- ¡Toma! Porque el sonido de la plata es dulce.
PEDRO.- Está bien, ¿y vos, Hugo Rabel, qué decís a esto?
MÚSICO 2°.- Yo digo "música argentina", porque el son de la plata hace tañer
a los músicos.
PEDRO.- Tampoco está mal. ¿Y qué dices tú, Jaime Clavija?
MÚSICO 3°.- Ciertamente que no sé qué decir.
PEDRO.- Os pido que me perdonéis la pregunta. Verdad es que sois el cantor.
Se dice "música argentina" porque a músicos de vuestra calaña nadie los paga
con oro, cuando tocan.
MÚSICO 1°.- Este hombre es un pícaro.
MÚSICO 2°.- Así sea su fin. Vamos allá a aguardar la comitiva fúnebre, y
luego a comer.


ACTO V

ESCENA PRIMERA

Calle de Mantua


(ROMEO y BALTASAR)


ROMEO.- Si hemos de confiar en un dulce y agradable sueño, alguna gran
felicidad me espera. Desde la aurora pensamientos de dicha agitan mi corazón,
rey de mi pecho, y como que me dan alas para huir de la tierra. Soñé con mi
esposa y que me encontraba muerto. ¡Raro fenómeno: que piense un cadáver!
Pero con sus besos me hubiera trocado por un emperador. ¡ Oh, cuan dulces
serán las realidades del amor, cuando tanto lo son las sombras! (Entra
Baltasar.) ¿Traes alguna nueva de Verona? ¿Te ha dado Fray Lorenzo alguna
carta para mí? ¿Cómo está mi padre? ¿Y Julieta? Nada malo puede sucederme

56