así que lo reciba Romeo, podrá dormir tranquilo. Hasta su nombre me es
odioso cuando no le tengo cerca para vengar en él la sangre de mi primo.
SEÑORA DE CAPULETO.- Busca tú el modo de preparar el tósigo, mientras
yo busco a quien ha de administrárselo. Ahora oye tú una noticia agradable.
JULIETA.- ¡Buena ocasión para gratas nuevas! ¿Y cuál es, señora?
SEÑORA DE CAPULETO.- Hija, tu padre es tan bueno que, deseando
consolarte, te prepara un día de felicidad que ni tú ni yo esperábamos.
JULIETA.- ¿Y qué día es ése?
SEÑORA DE CAPULETO.- Pues es que el jueves, por la mañana temprano, el
conde Paris, ese gallardo y discreto caballero, se desposará contigo en la iglesia
de San Pedro.
JULIETA.- Pues te juro, por la iglesia de San Pedro, y por San Pedro purísimo,
que no se desposará. ¿A qué es tanta prisa? ¿Casarme con él cuando todavía no
me ha hablado de amor? Decid a mi padre, señora, que todavía no quiero
casarme. Cuando lo haga, con juramento os digo que antes será mi esposo
Romeo, a quien aborrezco, que Paris. ¡Vaya una noticia que me traéis!
SEÑORA DE CAPULETO.- Aquí viene tu padre. Díselo tú, y verás cómo no
le agrada. (Entran Capuleto y el ama.)
CAPULETO.- A la puesta del sol cae el rocío, pero cuando muere el hijo de mi
hermano, cae la lluvia a torrentes. ¿Aún no ha acabado el aguacero, niña? Tu
débil cuerpo es nave y mar y viento. En tus ojos hay marea de lágrimas, y en
ese mar navega la barca de tus ansias, y tus suspiros son el viento que la
impele. Dime, esposa, ¿has cumplido ya mis órdenes?
SEÑORA DE CAPULETO.- Sí, pero no lo agradece. ¡Insensata! Con su
sepulcro debía casarse.
CAPULETO.- ¿Eh? ¿Qué es eso, esposa mía? ¿Qué es eso de no querer y no
agradecer? ¿Pues no la enorgullece el que la hayamos encontrado para esposo
un tan noble caballero?
JULIETA.- ¿Enorgullecerme? No.. . agradecer, sí. ¿Quién ha de estar orgullosa
de lo que aborrece? Pero siempre se agradece la buena voluntad, hasta cuando
nos ofrece lo que odiamos.
CAPULETO.- ¡Qué retóricas son ésas! "¡Enorgullecerse!"... "Sí y no".
"¡Agradecer y no agradecer!"... Nada de agradecimientos ni de orgullo,
señorita. Prepárate a ir por tus pies el jueves próximo a la iglesia de San Pedro

45