ni pescado ni carne. Saca tu espada, que aquí vienen dos criados de casa
Montesco.
SANSÓN.- Ya está fuera la espada: entra tú en lid, y yo te defenderé.
GREGORIO.- ¿Por qué huyes, volviendo las espaldas? SANSÓN.- Por no
asustarte.
GREGORIO.- ¿Tu asustarme a mí?
SANSÓN.- Procedamos legalmente. Déjalos empezar a ellos.
GREGORIO.- Les haré una mueca al pasar, y veremos cómo lo toman.
SANSÓN.- Veremos si se atreven. Yo me chuparé el dedo, y buena vergüenza
será la suya si lo toleran. (Abraham y Baltasar.)
ABRAHAM.- Hidalgo, ¿os estáis chupando el dedo porque nosotros pasamos?
SANSÓN.- Hidalgo, es verdad que me chupo el dedo. ABRAHAM.- Hidalgo,
¿os chupáis el dedo porque nosotros pasamos?
SANSÓN (a Gregorio). - ¿Estamos dentro de la ley, diciendo que sí?
GREGORIO (A Sansón).- No por cierto.
SANSÓN.- Hidalgo, no me chupaba el dedo porque vosotros pasabais, pero la
verdad es que me lo chupo.
GREGORIO.- ¿Queréis armar cuestión hidalgo?
ABRAHAM.- Ni por pienso, señor mío.
SANSÓN.- Si queréis armarla, aquí estoy a vuestras órdenes. Mi amo es tan
bueno como el vuestro.
ABRAHAM.- Pero mejor, imposible.
SANSÓN.- Está bien, hidalgo.
GREGORIO (A Sansón.).- Dile que el nuestro es mejor, porque aquí se acerca
un pariente de mi amo.
SANSÓN.- Es mejor el nuestro, hidalgo. ABRAHAM.- Mentira.
SANSÓN.- Si sois hombre, sacad vuestro acero. Gregorio: acuérdate de tu
sabia estocada. (Pelean.) (Llegan Benvolioy Teohaldo.)
BENVOLTO.- Envainad, majaderos. Estáis peleando, sin saber por qué.
TEOBALDO.- ¿Por qué desnudáis los aceros? Benvolio, ¿quieres ver tu
muerte?
BENVOLTO.- Los estoy poniendo en paz. Envaina tú, y no busques quimeras.
TEOBALDO.- ¡Hablarme de paz, cuando tengo el acero en la mano! Más
odiosa me es tal palabra que el infierno mismo, más que Montesco, más que tú.
Ven, cobarde. (Reúnese gente de uno y otro bando. Tráhase la riña)

3