El joven tomó entonces la mano de su amada, se la llevó al pecho y, tras darle un
beso en la frente, salió del comedor
Al día siguiente, por la mañana temprano, Harry se marchó a Londres, no sin antes
encargarle a Oliver que le escribiera con frecuencia contándole cosas de su madre y
de Rose.


CAPÍTULO DIEZ

EL MATRIMONIO BUMBLE

El señor Bumble estaba sentado en un salón del hospicio donde nació Oliver Twist.
Se encontraba pensando con melancolía lo mucho que había cambiado su vida desde
hacía dos meses: había ascendido a superintendente y se había casado con la
gobernanta del hospicio; aunque esto no había sido precisamente por amor Dada su
pasión por el dinero, se había dejado deslumbrar por algunas de las pertenencias de
la que entonces todavía se llamaba señora Corney y por la posibilidad de tener
vivienda y calefacción gratis.
Recordaba perfectamente la tarde en que había decidido pedirle que se casara con
él. Estaban los dos coqueteando en la habitación de ella, cuando una anciana vino a
anunciar que la vie ja Sally se estaba muriendo. La pobre moribunda aseguraba que
no se iná tranquila de este mundo sin revelar un secreto a la gobernanta. Ésta salió
entonces maldiciendo a los pobres del hospicio, que no la dejaban nunca en paz. El
señor Bumble aprovechó entonces su ausencia para registrar cajones, arma rios y
alacenas ya que deseaba asegurarse de que la señora Corney era un buen partido.
Sumido en sus recuerdos, el séñor Bumble, creyendo que estaba solo, dijo en voz
alta:
-Mañana hará dos meses que estamos casados, y me parece un siglo. Reconozco
que me vendí, aunque demasiado barato.
-¿Barato? -gritó una voz al oído del superintendente.
El señor Bumble se dio la vuelta y se encontró con el poco agraciado rostro de su
esposa, que seguía gritando:
-¿Piensas quedarte ahí roncando todo el día?
-Pienso hacer lo que me dé la gana, señora Bumble -contestó el hombre
envalentonado.
El señor Bumble se colocó entonces su sombrero y su abrigo con la intención de
salir, pero la señora Bumble le quitó el sombrero de un manotazo, lo agarró por el
cuello, lo golpeó, lo arañó y lo sentó en una silla de un empujón.
-No me vuelvas a contestar de ese modo -gritó-. Ahora levántate y lárgate de aquí.
El señor Bumble recogió su sombrero del suelo y salió a la calle como una flecha.
Iba tan enfadado, que tardó un rato en darse cuenta de que estaba lloviendo con
fuerza; entonces decidió refugiarse en una taberna. Allí había sólo un cliente; era un
forastero alto y moreno que llevaba una amplia capa negra sobre los hombros.
Ambos se miraron varias veces de reojo. Pero el forastero, de repente, rompió el
silencio.
-No sé si se acordará de mí, pero usted y yo nos conocemos. He venido hasta aquí
buscándole y, por una de esas casualidades de la vida, he dado con usted a la
primera. ¿Continúa usted con su acostumbrado amor por el dinero?
El señor Bumble hizo intención de hablar, pero el forastero, haciendo un gesto con
la mano, prosiguió.
-No, no diga nada, ya ve que te conozco bien. Además, comprendo que el sueldo
de los funcionarios parroquiales no es muy alto; seguro que le vendrá bien una
propinilla.

21