crimen. Un sudor frío empezó a caer por sus sienes y un grito se escapó de su boca.
Cayó al suelo de rodìllas a imploró:
-¡Por el amor de Dios, tengan piedad de mil Déjenme marchar. ¡Les juro que no
diré nada!
-¡Arriba! -gritó S¡Ikes sacando la pistola de su bolsillo y apuntando al muchacho-.
Levántate si no quieres que tus sesos queden ahora mismo desparramados por el
suelo.
En aquel momento, Toby Crackit le arrancó a su compañero la pistola de las manos
y, tapándole a Oliver la boca, lo arrastró hasta la entrada de la casa.
-¡Venga, B¡ll! -dijo-. Fuerza el postigo.
Sikes obedeció y pronto se abrió un ventanuco con celosía que se encontraba a
unos cinco pies del suelo. El hueco era muy pequeño, pero Oliver podía entrar de
sobra por allí.
-Ahora escucha, granuja -le ordenó Sikes enfocándole la cara con una linterna- vas
a entrar por este hueco y nos vas a abrir la puerta de entrada de la casa.
En el poco tiempo que tuvo para reaccionar, Oliver había decidido que, aunque le
costara la vida, daná la voz de alarma. Pero cuando ya se había metido por el hueco
y estaba dispuesto a llevar a cabo su plan, oyó a Sikes gritar:
-¡Vuelve! ¡Vuelve!
Sorprendido y asustado por los gritos, Oliver dejó caer la linterna al suelo y se
quedó paralizado. Una luz se dirigía hacia él; vio las siluetas de dos hombres medio
desnudos en lo alto de la escalera; sonó un disparo; se produjo una nube de humo y
el muchacho retrocedió tambaleándose. Sikes lo agarró por el cuello, disparó y tiró
para arriba de él.
-¡Rápido, dame una bufanda! -gritó Sikes : ¡Le han dado, le han dado! ¡Dios mío,
cómo sangra!
Oliver oyó luego el repiqueteo de una campanilla, disparos y gritos. Sintió que se lo
llevaban a paso rá.pido. Poco a poco, los ruidos fueron haciéndose cada vez más
lejanos, y una sensación de frío mortal se apoderó de él. Luego, ya no vio ni oyó
nada.


CAPÍTULO SIETE

UN EXTRAÑO PERSONAJE

Al día siguiente, en casa de Fagin, estaban el P¡llastre y sus colegas rateros,
absortos en una larga y controvertida partida de naipes. El judío permanecía inmóvil,
sentado frente al fuego, cabizbajo y visiblemente preocupado. Había leído en los
periódicos que el robo había fallado, pero no tenía noticias de Sikes, ni de Toby, ni,
sobre todo, de su estimado pupilo.
-¡Han llamado a la puerta! -gritó de pronto el P¡llastre.
Cogió la luz y fue a ver quién era.
-Es Toby Crackit -susurró al oído de su amo.
-¿Qué? -gritó el judío-. ¿Está solo?
-Si -contestó el P¡llastre.
-D¡le que entre -ordenó Fagin-. Los demás, ya os podéis largar de aquí
discretamente.
La orden fue obedecida por todos, de modo que cuando el P¡llastre volvió con
Crackit, Fagin se encontraba solo en la habitación.
-¿Qué tall -saludó Toby Crackit con aire desenvuelto.
Fagin no decía nada. Miraba ansioso al ladrón, a la espera de alguna noticia.

14