-¡Bendito sea Dios! -siguió diciendo la joven entre lágri mas-. ¿Dónde te habías
metido, granuja?
-No sé quién es usted. Yo no tengo hermanas, ni padre, ni madre -gritaba Oliver
debatiéndose torpemente.
Entonces, reconoció a Nancy, y vio cómo Sikes intervenía en su secuestro.
-¡Socorro! ¡Ayúdenme! -gritaba Oliver haciendo grandes esfuerzos por soltarse de
las poderosas garras de aquel hombre.
-¡Yo sí que te voy a ayudar! -dijo Sikes-. ¿Qué son estos libros? ¡Dámelos!
-ordenó, arrancándoselos y pegándole un fuerte golpe en la cabeza.
Débil por la reciente enfermedad y atontado por los golpes, Oliver comprendió que
era inútil resistirse, y un momento después se vio arrastrado por un laberinto de
callejuelas estrechas y oscuras.


CAPÍTULO CINCO

DE NUEVO ENTRE LADRONES

edia hora después, Oliver y los dos delincuentes entra- - ron en una casa en
ruinas. El P¡llastre los recibió con una vela de sebo en la mano y los condujo hasta
un cuarto bajo que olía a tierra, donde se encontraban Charley Bates y Fagin.
-¡Buenas noches, amiguito -dijo éste a Oliver, haciendo una serie de reverencias a
modo de burla.
-¡Caramba! -exclamó el P¡llastre sacando del bolsillo de OI¡ver el billete de cinco
libras-. ¡Si hasta trae pasta a casa!
-Eso es mío -dijo Fagin cogiendo el dinero.
-¡Que te lo has creído! -contestó Bill Sikes arrancándole el billete de las manos.
-Ese dinero es del anciano que me cuidó -se atrevió a decir Oliver retorciéndose las
manos con nerviosismo -. Déjenme aquí encerrado toda la vida si quieren, pero, por
favor, devuélvanle el dinero y los libros. No me gustaría que pensara que yo se los
he robado.
-Eso es exactamente lo que va a pensar todo el mundo -dijo el anciano judío.
Al oír aquellas palabras, Oliver se puso de pie de un salto, miró como enloquecido a
derecha a izquierda, y salió disparado de la habitación lanzando gritos de socorro. Al
instante, el perro de Sikes, llamado Certero, echó a correr detrás de Oliver
-¡Sujeta a ese perro, B¡ll! -gritó Nancy, cerrando el paso a Sikes y al chucho-. ¡Va
a despedazar al muchacho!
-Le estaría bien empleado -contestó él-. ¡Quítate de en medio, maldita, si no
quieres que te rompa el cráneo!
-Pues tendrás que matarme si quieres que tu perro acabe con el muchacho.
El ladrón mandó de un empujón a Nancy al otro lado de la habitación, justo cuando
el judío y los dos muchachos volvían arrastrando a Oliver
-De modo que quenías escaparte, ¿eh? -dijo el judío agarrando un garrote de la
chimenea-. Si no me equivoco, hasta llamabas a la policía, ¿no es cierto?
Y en ese momento, le asestó un garrotazo en la espalda que hizo desplomarse a
Oliver Nancy arrancó al judío el garrote de la mano cuando estaba a punto de lanzar
el segundo golpe.
-Ya tenéis al chico. ¿Qué más queré is? -gritó la joven-. ¡Oja lá que me hubiera
caído muerta esta noche antes de traerlo de nuevo aquil A partir de ahora, el pobre
está condenado a ser un ladrón y un mentiroso. ¿No te basta, Fagin? Yo he robado
para ti cuando no era la mitad de pequeña que Oliver y llevo doce años a tus
órdenes. Tú me arrojaste a las calles frías y miserables, y tú me vas a mantener en

10