36 ­ Hermano mayor


- Estoy volviendo a la parte diurna de nuevo, y es exactamente como informé en la
última órbita. Este lugar parece tener casi sólo dos clases de materia de superficie. Su
negra costra parece quemada, casi como carbón vegetal, y con la misma clase de textura
en cuanto puedo juzgar por el telescopio. En efecto me recuerda mucho a una tostada
quemada...
"No puedo aún dar un sentido al área blanca. Comienza por un límite de una arista
absolutamente aguda, y no muestra detalle alguno de superficie. Incluso puede ser
líquida... es bastante lisa. No se la impresión que habrán sacado ustedes de los videos
que he transmitido, pero si se imaginan un mar de leche helada, tendrán exactamente la
idea.
"Hasta puede haber algún gas pesado... No supongo que eso es imposible. A veces
tengo la sensación de que se está moviendo, muy lentamente, pero no puedo estar
seguro...
"... Vuelvo a estar sobre la zona blanca, en mi tercera órbita. Esta vez espero pasar
más cerca de aquella marca que localicé en su mismo centro, cuando estaba en camino.
De ser correctos mis cálculos, pasaré a ochenta kilómetros de ella... sea lo que sea.
"... Si, hay algo delante, justo donde yo calculé. Se está alzando sobre el horizonte... y
también Saturno, casi en la misma cuarta del firmamento. Voy a dirigir allá el telescopio.
"¡Hola! Tiene el aspecto de una especie de edificio -completamente negro- muy difícil
de apreciar. No presenta ventanas ni otros rasgos. Sólo una gran losa vertical... debe
tener una altura de por lo menos kilómetro y medio, para ser visible desde esta distancia...
Me recuerda algo... desde luego... ¡es exactamente como el objeto que hallaron ustedes
en la Luna! Es el hermano mayor de T.M.A.-1.



37 ­ Experimento


Se la podría llamar la Puerta de las Estrellas.
Durante tres millones de años, ha girado en torno a Saturno, en espera de un momento
del destino que quizás nunca llegue. En su queacer una luna fue hecha añicos, y orbitan
aún los restos de su creación.
Ahora estaba finalizando la larga espera, en otro mundo aún, había nacido la
inteligencia, y estaba escapando de su cuna planetaria. Un antiguo experimento estaba a
punto de alcanzar su apogeo.
Quienes habían comenzado este experimento, hacía tanto tiempo, no habían sido
hombres... ni siquiera remotamente humanos. Pero eran de carne y sangre, y cuando
tendían la vista hacia las profundidades del espacio, habían sentido temor, admiración y
soledad. Tan pronto como poseyeron el poder, emprendieron el camino a las estrellas.
En sus exploraciones, encontraron vida en diversas formas, y contemplaron los efectos
de la evolución en mil mundos. Vieron cuán a menudo titilaban y morían en la noche
cósmica las primeras chispas débiles de la inteligencia.

96