a la del primero. La frente era deprimida y presentaba protuberancias sobre la cuenca de
los ojos, aunque ofrecía inconfundiblemente en sus genes la promesa de humanidad.
Al tender su mirada sobre aquel hostil mundo del pleistoceno, había ya algo en ella que
sobrepasaba la capacidad de cualquier mono. En sus oscuros y sumisos ojos se reflejaba
una alboreante comprensión... los primeros indicios de una inteligencia que posiblemente
no se realizaría aun durante años, y no podría tardar en ser extinguida para siempre.
No percibiendo señal alguna de peligro, Moon-Watcher comenzó a descender el
declive casi vertical al exterior de la cueva, sólo ligeramente embarazado por su carga.
Como si hubiesen estado esperando su señal, los componentes del resto de la tribu
emergieron de sus hogares, dirigiéndose presurosos declive abajo en dirección a las
fangosas aguas del riachuelo para su bebida mañanera.
Moon-Watcher tendió su mirada a través del valle para ver si los Otros estaban a la
vista, mas no había señal alguna de ellos. Quizá no habían abandonado aún sus cuevas,
o estaban ya forrajeando a lo largo de la ladera del cerro. Y como no se los veía por parte
alguna, Moon-Watcher los olvidó, pues era incapaz de preocuparse más que de una sola
cosa cada vez.
Debía primero zafarse del viejo, pero éste era un problema que requería muy poco que
pensar. Había habido muchas muertes aquella temporada, una en su propia cueva; sólo
tenía que depositar el cadáver donde había dejado el de la nueva criatura en el último
cuarto de luna, y las hienas se encargarían del resto.
Ellas estaban ya a la espera, allá donde el pequeño valle se diluía en la sabana, como
si supiesen de su llegada. Moon-Watcher depositó el cuerpo bajo un mezquino matorral
todos los huesos anteriores habían desaparecido ya y se apresuró a volver a reunirse con
la tribu. No volvió a pensar más en su padre.
Sus dos compañeras, los adultos de las otras cuevas, y la mayoría de los jóvenes
estaban forrajeando entre los árboles raquitizados por la sequía valle arriba, buscando
bayas, suculentas raíces y hojas, y ocasionales brevas, así como lagartijas o roedores.
Sólo los pequeños y los más débiles de los viejos permanecían en las cuevas; si quedaba
algún alimento al final de la búsqueda del día, podrían nutrirse. En caso contrario, no
tardarían en estar de suerte otra vez las hienas.
Pero aquel día era bueno... aunque como Moon-Watcher no conservaba un recuerdo
real del pasado, no podía comparar un tiempo con otro. Había dado con una colmena en
el tronco de un árbol muerto, y así había disfrutado de la mejor golosina que jamás
saboreara su gente; todavía se chupaba los dedos de cuando en cuando mientras
conducía el grupo al hogar, a la caída de la tarde. Desde luego, había sido víctima de un
gran número de aguijonazos, pero apenas los había notado. Se sentía ahora casi tan
contento como jamás lo estuviera; pues aunque estaba aún hambriento, en realidad no se
notaba débil por el hambre. Y eso era lo más a lo que podía aspirar cualquier mono-
humanoide.
Su contento se desvaneció al alcanzar el riachuelo. Los Otros estaban allí. Cada día
solían estar, pero no por ello dejaba la cosa de ser menos molesta. Había unos treinta y
no podían ser distinguidos de los miembros de la propia tribu de Moon-Watcher. Al verle
llegar, comenzaron a danzar, a agitar sus manos y a gritar, y los suyos replicaron de igual
modo.
Y eso fue todo lo que sucedió. Aunque los mono-humanoide luchaban y peleaban a
menudo entre ellos era raro que sus disputas tuvieran graves consecuencias. Al no
poseer garras o colmillos y estando bien protegidos por su pelo, no podían causarse
mucho daño mutuo. En cualquier caso, disponían de escaso excedente de energía para

2