Cuando llego a San Pero el buen Campeador.
El abad don Sancho, cristiano del Criador,
rezaba los matines a vuelta de los albores;
Hy estaba doña Ximena con çinco dueñas de pro
240 rogando a San Pero y al Criador.
[XIMENA]
¡Tu, que a todos guias, vala mio Cid el Campeador!
[CRONISTA]
Llamaban a la puerta, hy sopieron el mandado. 15
¡Dios, que alegre fue el Abad don Sancho!
Con lumbres y con candelas al corral dieron salto,
245 Con tan gran gozo le reçiben al que en buen hora nasco.
[DON SANCHO]
Gradescolo a Dios, mio Çid.
[CRONISTA]
Dixo el abad don Sancho.
[DON SANCHO]
Pues que aqui vos veo, prended de mi hospedado.
[CRONISTA]
Dixo el Çid:
[CID]
¡Gracias, don abad, y so vuestro pagado!
Yo adobare conducho para mi y para mis vasallos,
250 Mas por que me vo de tierra, dovos çinquaenta marcos;
Si yo algun dia visquiere, ser vos han doblados,
No quiero fazer en el monesterio un dinero de daño.
Evades aqui: para doña Ximena dovos çien marcos;
A ella y a sus fijas y a sus dueñas sirvadeslas este año.
255 Dos fijas dexo niñas y prendedlas en los braços;
Aquellas vos acomiendo a vos, abad don Sancho,
D'ellas y de mi mugier fagades todo recaudo.
Si esa despensa vos falleçiere o vos menguare algo,
Bien las abastad, yo asi vos lo mando;
260 Por un marco que despendades, al monesterio dare yo quatro.
[CRONISTA]
Otorgado selo habia el abad de grado.
Afevos doña Ximena con sus fijas do va llegando,
Señas dueñas las traen y aduzenlas adelante.
Ante el Campeador doña Ximena finco los hinojos amos,
265 lloraba de los ojos, quisole besar las manos.
[XIMENA]
¡Merced, Campeador, en hora buena fuestes nado!
Por malos mestureros de tierra sodes echado.


17

17