Yo se hacerme el chango rengo
Cuando la cosa lo esige.



294

Y con algunos ardiles
Voy viviendo, aunque rotoso;
A veces me hago el sarnoso
Y no tengo ni un granito,
Pero al chifle voy ganoso
Como panzón al maíz frito.



295

A mí no me matan penas
Mientras tenga el cuero sano;
Venga el sol en el verano
Y la escarcha en el invierno
Por qué afligirse el cristiano?



296

Hagámosle cara fiera
Alos males, compañero,
Porque el zorro más matrero
Suele cair como un chorlito;
Viene por un corderito
Y en la estaca deja el cuero.



297

Hoy tenemos que sufrir
Males que no tienen nombre,

82