218

Limpié el facón en los pastos,
Desate mi redomón,
Monté despacio y salí
Al tranco pa el ca~nadon.



219

Después supe que al finao
Ni siquiera lo velaron,
Y retobao en un cuero,
Sin rezarle lo enterraron.



220

Y dicen que dende entonces,
Cuando es la noche serena
Suele verse una luz mala
Como de alma que anda en pena.



221

Yo tengo intención a veces,
para que no pene tanto,
De sacar de allí los gũesos
Y echarlos al camposanto.

61