166

Me parece el campo orégano
Dende que libre me veo;
Donde me lleva el deseo
Allí mis pasos dirijo,
Y hasta en las sombras de fijo
Que donde quiera rumbeo.



167

Entro y salgo del peligro
Sin que me espante el estrago,
No aflojo al primer amago
Ni jamás fí gaucho lerdo:
Soy pa rumbiar como el cerdo,
Y pronto caí a mi pago.



168

Volvía al cabo de tres años
De tanto sufrir al ñudo
Resertor, pobre y desnudo,
A procurar suerte nueva;
Y lo mesmo que el peludo
Enderecé pa mi cueva.



169

No hallé ni rastro del rancho:
!Solo estaba la tapera!
!Por cristo si aquello era
Pa enlutar el corazón!
!Yo juré en esa ocasión
Ser mas malo que una fiera!

48