76

Ahi empezaba el afán
-Se entiende, de puro vicio-
De enseñarle el ejercicio
A tanto gaucho recluta,
Con un estrutor... !que... bruta!
Que nunca sabía su oficio.



77

Daban entonces las armas
Pa defender los cantones,
Que eran lanzas y latones
Con ataduras de tiento...
Las de juego no las cuento
Porque no había municiones.



78

Y un sargento chamuscao
Me contó que las tenían
Pero que ellos la vendían
Para cazar avestruzes;
Y asi andaban noche y día
Déle bala a los ñanduses.



79

Y cuando se iban los indios
Con lo que habían manotiao,
salíamos muy apuraos
A perseguirlos de atrás;

23