69

Porque todo era jugarle
Por los lomos con la espada,
Y aunque usté no hiciera nada,
Lo mesmito que en palermo,
Le daban cada cepiada
Que lo dejaban enfermo.



70

!Y que indios, ni que servicio;
Si allí no había ni cuartel!
Nos mandaba el Coronel
A trabajar en sus chacras,
Y dejábamos las vacas
que las llevara el infiel.



71

Yo primero sembré trigo
Y después hice un corral,
Corté adobe pa un tapial,
Hice un quincho, corté paja...
!La pucha que se trabaja
Sin que le larguen un rial!.



72

Y es lo pior de aquel enriedo
Que si uno anda hinchando el lomo
Se le apean como un plomo...
!Quién aguanta aquel infierno!

21