camino por los mejores lugares. Donde hallaba buena acogida y ganancia,
deteníamonos; donde no, a tercero día hacíamos Sant Juan.
Acaeció que llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las
uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna, y como suelen ir los
cestos maltratados y también porque la uva en aquel tiempo esta muy madura,
desgranábasele el racimo en la mano; para echarlo en el fardel tornábase mosto, y
lo que a él se llegaba. Acordó de hacer un banquete, ansí por no lo poder llevar
como por contentarme, que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes.
Sentamonos en un valladar y dijo:
"Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad, y es que ambos comamos este
racimo de uvas, y que hayas dél tanta parte como yo.
Partillo hemos desta manera: tú picarás una vez y yo otra; con tal que me prometas
no tomar cada vez más de una uva, yo haré lo mesmo hasta que lo acabemos, y
desta suerte no habrá engaño."
Hecho ansí el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance; el traidor
mudó de propósito y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debría
hacer lo mismo. Como vi que el quebraba la postura, no me contente ir a la par
con él, mas aun pasaba adelante: dos a dos, y tres a tres, y como podía las comía.
Acabado el racimo, estuvo un poco con el escobajo en la mano y meneando la
cabeza dijo:
"Lázaro, engañado me has: juraré yo a Dios que has tu comido las uvas tres a
tres."
"No comí -dije yo- mas ¿por que sospecháis eso?"
Respondió el sagacísimo ciego:
"¿Sabes en que veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos y
callabas."{, a lo cual yo no respondí. Yendo que íbamos ansí por debajo de unos
soportales en Escalona, adonde a la sazón estábamos en casa de un zapatero,
había muchas sogas y otras cosas que de esparto se hacen, y parte dellas dieron a
mi amo en la cabeza; el cual, alzando la mano, toco en ellas, y viendo lo que era
díjome:
"Anda presto, mochacho; salgamos de entre tan mal manjar, que ahoga sin
comerlo."
Yo, que bien descuidado iba de aquello, mire lo que era, y como no vi sino sogas y
cinchas, que no era cosa de comer, dijele:
"Tío, ¿por qué decís eso?"
Respondióme:
"Calla, sobrino; según las mañas que llevas, lo sabrás y verás como digo verdad."
Y ansí pasamos adelante por el mismo portal y llegamos a un mesón, a la puerta
del cual había muchos cuernos en la pared, donde ataban los recueros sus
bestias. Y como iba tentando si era allí el mesón, adonde él rezaba cada día por la



9

9