Parecióme que en aquel instante desperté de la simpleza en que como niño
dormido estaba. Dije entre mí:
"Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo soy, y pensar
cómo me sepa valer."
Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza, y como
me viese de buen ingenio, holgábase mucho, y decía:
"Yo oro ni plata no te lo puedo dar, mas avisos para vivir muchos te mostraré."
Y fue ansi, que después de Dios, éste me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y
adestró en la carrera de vivir. Huelgo de contar a V.M. estas niñerías para mostrar
cuanta virtud sea saber los hombres subir siendo bajos, y dejarse bajar siendo
altos, cuánto vicio.
Pues tornando al bueno de mi ciego y contando sus cosas, V.M. sepa que desde
que Dios crió el mundo, ninguno formó más astuto ni sagaz. En su oficio era un
águila; ciento y tantas oraciones sabía de coro: un tono bajo, reposado y muy
sonable que hacía resonar la iglesia donde rezaba, un rostro humilde y devoto que
con muy buen continente ponía cuando rezaba, sin hacer gestos ni visajes con
boca ni ojos, como otros suelen hacer. Allende desto, tenía otras mil formas y
maneras para sacar el dinero. Decía saber oraciones para muchos y diversos
efectos: para mujeres que no parían, para las que estaban de parto, para las que
eran malcasadas, que sus maridos las quisiesen bien; echaba pronósticos a las
preñadas, si traía hijo o hija. Pues en caso de medicina, decía que Galeno no supo
la mitad que él para muela, desmayos, males de madre. Finalmente, nadie le
decía padecer alguna pasión, que luego no le decía: "Haced esto, haréis estotro,
cosed tal yerba, tomad tal raíz." Con esto andábase todo el mundo tras él,
especialmente mujeres, que cuanto les decían creían. Destas sacaba él grandes
provechos con las artes que digo, y ganaba más en un mes que cien ciegos en un
año.
Mas también quiero que sepa vuestra merced que, con todo lo que adquiría, jamás
tan avariento ni mezquino hombre no vi, tanto que me mataba a mi de hambre, y
así no me demediaba de lo necesario. Digo verdad: si con mi sotileza y buenas
mañas no me supiera remediar, muchas veces me finara de hambre; mas con
todo su saber y aviso le contaminaba de tal suerte que siempre, o las más veces,
me cabía lo mas y mejor. Para esto le hacía burlas endiabladas, de las cuales
contare algunas, aunque no todas a mi salvo.
Él traía el pan y todas las otras cosas en un fardel de lienzo que por la boca se
cerraba con una argolla de hierro y su candado y su llave, y al meter de todas las
cosas y sacallas, era con tan gran vigilancia y tanto por contadero, que no bastaba
hombre en todo el mundo hacerle menos una migaja; mas yo tomaba aquella
lacería que él me daba, la cual en menos de dos bocados era despachada.
Después que cerraba el candado y se descuidaba pensando que yo estaba


6

6