HAMLET, HORACIO, CÓMICO 1.º, CÓMICO 3.º



HAMLET.- El ciervo herido llora (118)

y el corzo no tocado
de flecha voladora,
se huelga por el prado;
duerme aquel, y a deshora
veis éste desvelado,
que tanto el mundo va
(119)
desordenado .

Y, dígame, señor mío, si en adelante la fortuna me tratase mal, con esta
gracia que tengo para la música, y un bosque de plumas en la cabeza, y
un par de lazos Provenzales en mis zapatos rayados, ¿no podría
hacerme lugar entre un coro de Comediantes?

HORACIO.- Mediano papel.

HAMLET.- ¿Mediano? Excelente.

Tú sabes, Damon querido,
que esta nación ha perdido
al mismo Jove, y violento
tirano lo ha sucedido
en el trono mal habido,
un... ¿Quien diré yo? Un..., un
sapo.

HORACIO.- Bien pudierais haber conservado el consonante.

HAMLET.- ¡Oh! Mi buen Horacio; cuanto aquel espíritu dijo es
demasiado cierto. ¿Lo has visto ahora?

HORACIO.- Sí señor, bien lo he visto.

91