OFELIA.- Yo, señora, también quisiera que fuese así.




Escena III



CLAUDIO, POLONIO, OFELIA



POLONIO.- Paséate por aquí, Ofelia. Si Vuestra Majestad gusta,
(95)
podemos ya ocultarnos. Haz que lees en este libro ; esta ocupación
disculpará la soledad del sitio... ¡Materia es, por cierto, en que tenemos
mucho de que acusarnos! ¡Cuántas veces con el semblante de la
devoción y la apariencia de acciones piadosas, engañamos al diablo
mismo!

CLAUDIO.- Demasiado cierto es... ¡Qué cruelmente ha herido esa
reflexión mi conciencia! El rostro de la meretriz, hermoseada con el
arte, no es más feo despojado de los afeites, que lo es mi delito
disimulado en palabras traidoras. ¡Oh! ¡Qué pesada carga me oprime
(96)
!
POLONIO.- Ya le siento llegar; señor, conviene retirarnos.




Escena IV



(97)
HAMLET, OFELIA

73