la mal ceñida Reina...

HAMLET.- ¡La mal ceñida Reina!
POLONIO.- Eso es bueno, mal ceñida Reina, ¡bueno!

CÓMICO 1.º.- Pero quien viese, ¡oh vista dolorosa!
La mal ceñida Reina, el pie desnudo,
girar de un lado al otro, amenazando
extinguir con sus lágrimas el fuego...
En vez de vestidura rozagante
cubierto el seno, harto fecundo un día,
con las ropas del lecho arrebatadas
(ni a más la dio lugar el susto horrible)
rasgado un velo en su cabeza, donde
antes resplandeció corona augusta...
¡Ay! Quien la viese, a los supremos hados
con lengua venenosa execraria.
Los Dioses mismos, si a piedad les mueve
el linaje mortal, dolor sintieran
de verla, cuando al implacable Pirro
halló esparciendo en trozos con su espada,
del muerto esposo los helados miembros.
Lo ve, y exclama con gemido triste,
bastante a conturbar allá en su altura
las deidades de Olimpo, y los brillantes
ojos del cielo humedecer en lloro.

POLONIO.- Ved como muda de color y se le han saltado las
lágrimas. No, no prosigáis.

HAMLET.- Basta ya: presto me dirás lo que falta. Señor mío, es
menester hacer que estos Cómicos se establezcan, ¿lo entiendes? Y
agasajarlos bien. Ellos son, sin duda, el epítome histórico de los siglos,
y más te valdrá tener después de muerto un mal epitafio, que una mala
reputación entre ellos mientras vivas.

POLONIO.- Yo, señor, los trataré conforme a sus méritos.

68