Acto II



(59)
Escena I



POLONIO, REYNALDO



Sala en casa de Polonio.
(60)
POLONIO.- Reynaldo, entrégale este dinero y estas cartas .
REYNALDO.- Así lo haré, señor.
(61)
POLONIO.- Será un admirable golpe de prudencia, que antes de
verle te informaras de su conducta.

REYNALDO.- En eso mismo estaba yo.
POLONIO.- Sí, es muy buena idea, muy buena. Mira, lo primero has
de averiguar qué dinamarqueses hay en París, y cómo, en qué términos,
con quién, y en dónde están, a quién tratan, qué gastos tienen; y
sabiendo por estos rodeos y preguntas indirectas, que conocen a mi hijo,
entonces ve en derechura a tu objeto, encaminando a él en particular tus
indagaciones. Haz como si le conocieras de lejos, diciendo: sí, conozco
a su padre, y a algunos amigos suyos, y aun a él un poco... ¿Lo has
entendido?

46