LA SOMBRA.- Jurad.

HAMLET.- Descansa, descansa agitado espíritu. Señores, yo me
recomiendo a vosotros con la mayor instancia, y creed que por más
infeliz que Hamlet se halle, Dios querrá que no le falten medios para
manifestaros la estimación y amistad que os profesa. Vámonos. Poned
el dedo en la boca, yo os lo ruego... La naturaleza está en desorden...
¡Iniquidad execrable! ¡Oh! ¡Nunca yo hubiera nacido para castigarla!
Venid, vámonos juntos.

45