(20)
alguno, que exceda los límites expresados en estos artículos . Id con
Dios, y espero que manifestareis en vuestra diligencia el celo de
servirme.

VOLTIMAN.- En esta y cualquiera otra comisión os daremos
pruebas de nuestro respeto.

CLAUDIO.- No lo dudaré. El Cielo os guarde.




Escena IV



CLAUDIO, GERTRUDIS, HAMLET, POLONIO, LAERTES, Damas,
Caballeros y acompañamiento.



CLAUDIO.- Y tú, Laertes, ¿qué solicitas? Me has hablado de una
pretensión, ¿no me dirás cuál sea? En cualquiera cosa justa que pidas al
Rey de Dinamarca, no será vano el ruego. ¿Ni qué podrás pedirme que
no sea más ofrecimiento mío, que demanda tuya? No es más adicto a la
cabeza el corazón ni más pronta la mano en servir a la boca, que lo es el
trono de Dinamarca para con tu padre. En fin, ¿qué pretendes?

LAERTES.- Respetable Soberano, solicito la gracia de vuestro
permiso para volver a Francia. De allí he venido voluntariamente a
Dinamarca a manifestaros mi leal afecto, con motivo de vuestra
coronación; pero ya cumplida esta deuda, fuerza es confesaros que mis
ideas y mi inclinación me llaman de nuevo a aquel país, y espero de
vuestra mucha bondad esta licencia.
CLAUDIO.- ¿Has obtenido ya la de tu padre? ¿Qué dices Polonio?

POLONIO.- A fuerza de importunaciones ha logrado arrancar mi
tardío consentimiento. Al verle tan inclinado, firmé últimamente la
licencia de que se vaya, aunque a pesar mío; y os ruego, señor, que se la
concedáis.

24