Escena XIII



CLAUDIO, GERTRUDIS, OFELIA, HORACIO



GERTRUDIS.- ¡Desgraciada! ¿Veis esto, señor?

OFELIA.- Blancos paños te vestían

como la nieve del monte
y al sepulcro le
conducen,
cubierto de bellas
flores,
que en tierno llanto de
amor
se humedecieron
entonces.

CLAUDIO.- ¿Cómo estás, graciosa niña?

OFELIA.- Buena, Dios os lo pague... Dicen que la lechuza fue antes
una doncella, hija de un panadero. ¡Ah! Sabemos lo que somos ahora;
pero no lo que podemos ser. Dios vendrá a visitaros.

CLAUDIO.- Alusión a su padre.

OFELIA.- Pero no, no hablemos más en esto, y si os preguntan lo
que significa decid:

(164)
De San Valentino
la fiesta es mañana:
yo, niña amorosa,
al toque del alba
iré a que me veas
desde tu ventana,
para que la suerte

120