FAUSTO


Hoy hemos pasado de largo por delante de su casa. La
última vez que le hablamos nos dijo muchas cosas de sus
primos, y nos encargó muchos saludos para cada uno de
ellos. (Inclinándose hacia Frosch.)

ALTMAYER
(En voz baja. A Frosch). ¡Anda! tómate esa! No se mama el
dedo.

SIEBEL
¡Vaya un tío más ladino!

FROSCH
Espera un poco. Verás como le atrapo.

MEFISTÓFELES
Si no me engaño, hemos oído cantar un coro de voces
adiestradas. Sin duda el canto debe resonar maravillosamente
aquí bajo esta bóveda.

SIEBEL
¿Sois tal vez entendido en música?

MEFISTÓFELES
¡Ah, no! La afición es grande, pero el talento escaso.

ALTMAYER
Cantadnos una canción.

93

92