FAUSTO


gatitos al jugar con su cola. Cuando no se quejan de dolor de
cabeza, viven alegres y exentos de cuidados mientras les fía el
tabernero.

BRANDER
Esos acaban de llegar de viaje; bien se echa de ver por su
extraño porte. No hace una hora que están aquí.

FROSCH
Sin duda tienes razón. No me hables más que de mi
Leipzig. Es un pequeño Paris, y da buenos modales a su
gente.

SIEBEL
¿Por quién tomas tú esos forasteros?

FROSCH
Dejadme a mí. En teniendo yo cerca un vaso lleno, les
saco a esos camaradas lo que tengan en el buche con la
misma facilidad con que se le saca un diente a un niño.
Paréceme que son de noble casa; tienen un aire altivo y
displicente.

BRANDER
A buen seguro son charlatanes, Apostaría cualquier cosa.

ALTMAYER
Puede que sí.

91

90