JOHAN WOLFGANG GOETHE


Pero la palabra debe entrañar una idea...

MEFISTÓFELES
¡Cabal! Pero no hay que apurarse mucho por eso, pues
precisa-mente allí donde faltan las ideas, se presenta una
palabra en punto y en sazón. Con palabras se puede discutir
a las mil maravillas, con palabras es posible erigir un sistema;
en las palabras se puede creer a ciegas; de una palabra no se
puede quitar ni un tilde.

ESTUDIANTE
Perdonad si os detengo con tantas preguntas, pero no
puedo menos de molestaros aún. ¿No podríais decirme
también alguna pala-brita de peso acerca de la Medicina? Tres
años son un tiempo asaz breve, y ¡ay, Dios! el campo es
dilatado en exceso. Si uno tiene siquiera una indicación, esto
permite más pronto avanzar por tanteos.

MEFISTÓFELES
(Aparte). Ya estoy ahito de este tono árido; es menester
que vuelva a mi papel de diablo. (Alto). El espíritu de la
Medicina es fácil de concebir. Estudiáis a fondo el grande y el
pequeño mundo, para dejar al fin y al cabo que vayan las
cosas como a Dios le plazca. Inútil es que divaguéis de un
lado a otro en busca de sabiduría; cada uno aprende sólo
aquello que puede aprender; empero, el que sabe aprovechar
el momento oportuno, es el verdadero hombre. Por lo
demás, estáis dotado de regular apostura, tampoco os falta

82

81