JOHAN WOLFGANG GOETHE




MEFISTÓFELES
El pobre chico está esperando largo rato ha, y no puede
irse des-consolado. Ven, dame tu ropón y tu gorro. Tal
disfraz debe sentarme a maravilla. (Se cambia de vestido). Ahora
deja eso para mi ingenio. No necesito más que un breve
cuarto de hora. Mientras tanto, prepárate para el hermoso
viaje.
(Vase Fausto).

MEFISTÓFELES
(Vestido con el ropón de Fausto). Desdeña la razón y el saber,
supremas fuerzas del hombre; déjate afirmar, por el espíritu
de mentira, en las obras de ilusión y prestigio; de esta suerte
ya eres mío de manera incondicional... Dióle el destino un
espíritu que, indómito, se lanza siempre adelante y, en su
harto precipitado esfuerzo, salta por cima de los goces
terrenos. Yo le arrastraré por una vida desordenada, por la
trivial frivolidad; es preciso que se me revuelva, se obstine y
se prenda en la liga, e insaciable como es, verá suspendidos
manjares y bebidas ante sus ávidos labios, sin que llegue a
tocarlos. En vano implorará consuelo para él, y aunque no se
hubiese dado al diablo, habría de perderse sin remedio.

Entra un ESTUDIANTE

ESTUDIANTE



76

75