JOHAN WOLFGANG GOETHE




FAUSTO
En ello anduvo muy acertada la casualidad. Según eso,
¿tú serías prisionero mío? La cosa ha salido bien por azar.

MEFISTÓFELES
El perro de aguas nada advirtió cuando entraba de un
salto. Ahora la cosa cambia de aspecto: el diablo no puede
salir de la casa.

FAUSTO
Pero ¿cómo no sales por la ventana?

MEFISTÓFELES
Es ley para diablos y espectros, que por donde se colaron,
por allí han de salir. Lo primero es libre para nosotros; de lo
segundo somos esclavos.

FAUSTO
¿Conque el mismo infierno tiene sus leyes? Me gusta eso.
¿Luego se podría con toda confianza cerrar un pacto con
vosotros, señores?

MEFISTÓFELES
De lo que se te prometa gozarás plenamente, nada se te
descaba-lará. Pero eso no es para decirlo en tan breves
palabras, y de ello ha-blaremos más tarde. Ahora te ruego con



60

59