JOHAN WOLFGANG GOETHE




LOS NIÑOS BIENAVENTURADOS
(Acercándose con un movimiento circular.) Nos aventaja él ya
por sus poderosos miembros y dará espléndida recompensa a
nuestra fiel solicitud. En tiempo prematuro fuimos separados
de los coros de la vida; mas éste, aprendió y nos aleccionará.

UNA DE LAS PENITENTES
en otro tiempo llamada Margarita. Rodeado del noble coro de
espíritus, el recién venido apenas se reconoce él mismo, y no
bien presiente la nueva vida, semeja ya la legión sagrada. Mira
como se arranca todo lazo terreno de la antigua envoltura, y
como del etéreo ropaje resurge la primera fuerza juvenil.
Permite que yo le instruya; la nueva luz le deslumbra todavía,

LA MADRE GLORIOSA
¡Ven! Elévate a más altas esferas. Si él te presiente, irá en
pos de ti.

EL DOCTOR MARIANO
(Adorando, con el rostro contra el suelo.) Levantad los ojos
hacia la mirada salvadora, vosotras todas, tiernas almas arre-
pentidas, a fin de transformaros, llenas de agradecimiento,
para un venturoso destino. Que cada sentido purificado esté
pronto para tu servicio. ¡Virgen, Reina, Diosa, sé propicia!

CORO MÍSTICO



566

565