FAUSTO


espíritu ha atraído poderosamente hacia si los elementos,
ningún ángel llegaría a disociar la doble naturaleza de dos
partes íntimamente unidas. Sólo puede separarla el eterno
Amor.

LOS ÁNGELES NOVELES
Cual niebla que envuelve las peñascosas alturas, diviso
ahora mismo una animada multitud de espíritus, que se
mueve en las cercanías. Acláranse las nubecillas, y veo un
enjambre móvil de niños bienaventurados, libres de la
opresora carga terrestre. Unidos en círculo, recréanse en la
nueva primavera y en las galas del mundo superior. Que para
principiar y para un creciente y pleno beneficio, se una él a
estos niños.

LOS NIÑOS BIENAVENTURADOS
(Recibiendo de manos de los Angeles noveles la parte inmortal de
Fausto). Gozosos le recibimos en estado de crisálida. De esta
suerte obtenemos una prenda angelical. Desprended las
groseras vestiduras que le envuelven. Una vida santa le ha
hermoseado y engrandecido.

EL DOCTOR MARIANO
(Desde la celda más elevada y pura). Libre es aquí la vista; el
espíritu se sublima, Allí pasan unas mujeres, que, suspensas
en el aire, suben a lo alto. En medio, coronada de estrellas,
veo resplandecer la gloriosa Reina del cielo. (Extasiado.)
¡Excelsa soberana del mundo, déjame contemplar tu misterio

563

562