FAUSTO


FAUSTO
Entre vosotros, señores, se puede de ordinario adivinar el
ser por su nombre, en donde se revela harto explícito,
cuando se os apellida Dios de las moscas, Corruptor,
Mentiroso. Veamos, pues: ¿quién eres tú?

MEFISTÓFELES
Una parte de aquel poder que siempre quiere el mal y
siempre obra el bien.

FAUSTO
¿Qué viene a significar ese lenguaje enigmático?

MEFISTÓFELES
Soy el espíritu que siempre niega y con razón, pues todo
cuanto tiene principio merece ser aniquilado, y por lo mismo,
mejor fuera que nada viniese a la existencia. Así, pues, todo
aquello que vosotros denomináis pecado, destrucción, en
una palabra, el Mal, es mi propio elemento.

FAUSTO
Te llamas una parte, y sin embargo, entero estás ante mí.

MEFISTÓFELES
Dígote modestamente la verdad. Si el hombre, ese
pequeño mundo extravagante, se tiene de ordinario por un
todo, yo soy una parte de aquella parte que al principio era
todo, una parte de las Tinieblas, de las cuales nació la Luz, la

57

56