FAUSTO




GRANDE ATRIO DEL PALACIO

Noche oscura. Algunas antorchas iluminan
fantásticamente la escena

MEFISTÓFELES
(Al frente de los otros, como capataz). ¡Venid, venid acá!
Entrad, entrad, desvencijados Lémures, medias naturalezas
mal forjadas con ligamentos, tendones y huesos.

LOS LÉMURES
(En coro). Nos ponemos desde luego a tus órdenes, y se-
gún lo hemos medio entendido, se trata quizás de un vasto
terreno que hemos de' adquirir. Ahí están las estacas
puntiagudas, la larga cadena para medir. Porque nos
llamaron, lo hemos olvidado.
MEFISTÓFELES
Aquí no es cuestión de trabajo artístico. Proceded sólo
según vuestra propia medida. Extiéndase en el suelo, tan
largo como es, el más talludo de todos, y vosotros excavad el
césped en todo el contorno. Cual lo hicieron para nuestros

545

544