FAUSTO


LA INQUIETUD
Aquí estoy ya.

FAUSTO
¡Vete!

LA INQUIETUD
Estoy en el sitio debido.

FAUSTO
(Primero colérico, después apaciguado. Para sí). Andate con tiento y
no profieras ninguna palabra mágica.

LA INQUIETUD
Aunque ningún oído me escuchara, debiera esto hallar
eco en el corazón; en una forma cambiante, ejerzo un poder
terrible. En las sendas de la tierra, en las ondas del mar, soy el
compañero eternamente angustioso, a quien se encuentra
siempre sin buscarlo jamás, tan lisonjeado como maldecido.
¿No conociste nunca la Inquietud?

FAUSTO
Sólo he atravesado corriendo el mundo. He asido por los
cabellos cada deseo; lo que no me satisfacía, lo dejaba, y lo
que huía de mi dejábalo correr. No hice más que anhelar y
satisfacer mis afanes, y anhelar de nuevo, y así con pujanza he
pasado impetuosamente mi vida, grande y poderosa al
principio, más ahora anda ella con tino y prudencia. El globo

541

540