FAUSTO


Allí me convierto en sombra.

LA DEUDA
Allí me reduzco a la nada.

LA MISERIA
Desvían de mí el semblante estragado.

LA INQUIETUD
Vosotras hermanas, no podéis ni osáis entrar. La
Inquietud, por su parte, se introduce furtivamente por el ojo
de la llave. (La Inquietud desaparece).

LA ESCASEZ
Vosotras, canosas hermanas, alejaos de aquí.

LA DEUDA
Yo no me separo ni un ápice de tu lado.

LA MISERIA
Muy cerca de tus talones te acompaña la Miseria, la
menguada suerte.

LAS TRES
Pasan las nubes, desaparecen las estrellas. ¡Allí detrás, allí
detrás! De lejos, de lejos, allí viene nuestra hermana; allí viene
ella... la Muerte.



539

538