FAUSTO


Y si quiero descansar allí, las sombras extrañas me
estremecen. Es una espina para los ojos, una espina en los
pies. ¡Oh! ¡Si estuviera yo muy lejos de aquí!

EL VIGÍA
(Como antes). ¡Cómo navega placentera hacia acá la vistosa
nave impelida por la fresca brisa de la tarde! ¡Cómo se
amontonan en su acelerada marcha cofres, cajas y sacos!
(Aparece una magnífica nave ricamente cargada con variedad de
productos de países extranjeros.)

MEFISTÓFELES y Los TRES VALIENTES
COMPAÑEROS

CORO
Aquí saltamos en tierra; aquí estamos ya. ¡Viva el señor!
¡Viva el patrón! (Desembarcan. Las mercancías son transportadas a
tierra.)

MEFISTÓFELES
Así nos hemos bien puesto a prueba, contentos
estaremos si el patrón lo aplaude. Con dos naves tan sólo
partimos; con veinte estamos ahora de regreso en el puerto.
Qué grandes cosas hicimos, se ve por nuestro cargamento. El
mar libre da libertad al espíritu, ¿quién sabe allí lo que es
reflexión? Allí no aprovecha sino una garra pronta; se coge el
pez, se apresa una nave, y no bien es uno señor de tres, se
atrae con garfios la cuarta; entonces la cosa va mal para la

529

528