JOHAN WOLFGANG GOETHE




UN PALACIO

Vasto jardín de recreo. Gran canal trazado en línea recta.
FAUSTO, en la extrema vejez paseándose pensativo

LINCEO, EL VIGÍA
(Hablando con ayuda de la bocina). Declina el sol; ufanas
entran en el puerto las últimas embarcaciones. Una gran nave
está a punto de llegar aquí por el canal. Multicolores
gallardetes ondean juguetones; los enhiestos mástiles están a
la vela; en tí júzgase dichoso el contramaestre. En este
momento supremo te sonríe la fortuna.
(Suena la esquila en la duna.)

FAUSTO
(Exasperado). ¡Maldito campaneo! Como tiro disparado
por mano aleve, hiéreme de un modo harto ignominioso.
Ante los ojos, mi reino se extiende sin límites; detrás de mí, el
enojo me exaspera. Ese envidioso tañido me recuerda que no
es cumplida mi alta posesión: el paraje donde se elevan los
tilos, la choza de tinte oscuro, la ruinosa capilla no son míos.

528

527