FAUSTO


A vosotros cinco, quiero conferiros aún más altas
dignidades. Yo vivo todavía para mi Imperio y tengo afán de
vivir; pero una cadena de altos abuelos desvía de la febril
ambición la mirada pensativa para fijarla en el fin que nos
amenaza. También me separaré yo, en su día, de aquellos que
me son queridos. Sea entonces vuestro deber nombrar mi
sucesor. Después de coronado, elevadle sobre el santo altar, y
que termine entonces de un modo, pacífico lo que esta vez
tan borrascoso fué.

EL GRAN CANCILLER
Con orgullo en lo más hondo del pecho, con humildad
en el semblante, están inclinados ante ti los Príncipes, los
primeros de la tierra. En tanto que la sangre fiel agite nuestras
repletas venas, somos el cuerpo que tu voluntad mueve sin
trabajo.

EL EMPERADOR
Y así, en conclusión, que para todos los tiempos
venideros sea confirmado por escrito y rúbrica lo que hemos
manifestado hasta aquí. En verdad, como señores, tenéis la
posesión plenamente libre, pero a condición de que sea
indivisible. Y, de cualquier modo que aumentéis lo que de
Nós recibisteis, el hijo primogénito debe adquirirlo en igual
medida.

EL GRAN CANCILLER



517

516