FAUSTO


aquello a manar. En varios sitios erizados de peñas desnudas
y áridas, brota copioso y raudo manantial. De la victoria de
los otros no hay que hablar: es cosa perdida.

MEFISTÓFELES
He aquí un saludo singular; los más audaces trepadores
están confusos.

FAUSTO
Murmura poderoso ya un arroyo corriendo hacia abajo
hasta juntarse a otros arroyos; al salir de las barrancas, doblan
su caudal. Un torrente se precipita ahora en forma de
cascada, de pronto se extiende en una vasta llanura de rocas,
y espuma fragoroso corriendo de aquí para allí y de grado en
grado se lanza en el valle. ¿Qué aprovecha una valerosa y
heroica resistencia? La potente oleada corre veloz para
arrastrarlos; yo mismo me estremezco ante una tan furiosa
inundación.

MEFISTÓFELES
Nada veo de esos embelecos de aguas. Únicamente los
ojos humanos se dejan engañar, y ese lance extraño me
divierte. Ved como huyen y en tropel caen vistosas bandas
enteras. Esos imbéciles creen ahogarse en tanto que resuellan
con desahogo en tierra firme, y corren de una manera
grotesca con los movimientos de un nadador. Al presente la
confusión es general.
(Los cuervos han vuelto.)

505

504