JOHAN WOLFGANG GOETHE


enemigo, hombre sobre hombre, ahogado en su propia
sangre. (Vase.)

EL GENERAL EN JEFE
Que la falange de nuestro centro siga despacio, y con toda
su pujanza salga prudentemente al encuentro del enemigo,
un poco a la derecha, y allí, encarnizada, la fuerza militar de
los nuestros ha desbaratado ya su plan.

FAUSTO
(Señalando al del medio.) Que éste, pues, obedezca también a
tu palabra. Es muy listo, y todo se lo lleva.

RAPIÑADOR
(Adelantándose). Con el valor heroico de las tropas
imperiales debe aparearse la sed de botín. Propóngase por
objeto a todos la rica tienda del Antiemperador, y no se
pavoneará éste mucho tiempo en su sitial. Yo me pongo a la
cabeza de la falange.

URRACA
(La cantinera, pegándose al Rapiñador). Bien que no estoy
casada con él, es para mí el amante más querido. Para
nosotros ha madurado semejante cosecha. La mujer es atroz
cuando agarra, y no tiene miramiento alguno cuando pilla.
¡Adelante, a la victoria! y todo está permitido. (Vanse los dos.)

EL GENERAL EN JEFE

496

495