JOHAN WOLFGANG GOETHE


Por un perro de aguas, que, a su manera, se empeña con
porfía en seguir las huellas de su amo.

FAUSTO
¿Adviertes cómo, describiendo anchas espirales, corre en
derredor nuestro y cada vez más cerca? Y si no me engaño,
deja a su paso, a modo de torbellino, un rastro de fuego.

WAGNER
No veo sino un perro de aguas negro. Eso bien podría
ser una ilusión de vuestros ojos.

FAUSTO
Paréceme que tiende sutiles lazos mágicos alrededor de
nuestros pies, para formar luego una atadura.

WAGNER
Véole inseguro y temeroso saltar en torno nuestro
porque, en lugar de su amo, ve dos desconocidos.

FAUSTO
El círculo se va estrechando; ya está cerca.

WAGNER
Bien ves que aquello es un perro y no un fantasma.
Gruñe y vacila, se echa sobre el vientre, menea la cola... en
fin, todas las costumbres del perro.



50

49