JOHAN WOLFGANG GOETHE


Por allí avanzan los falsos parientes, que, apellidándome
tío, primo, hermano, se permitían siempre nuevas libertades,
restando poder al cetro y acatamiento al trono; más tarde,
divididos entre sí, desvastaban el Imperio, y ahora, reunidos
todos ellos, hanse alzado contra mí. La multitud fluctúa con
ánimo indeciso, y al fin sigue como un río allí donde la
corriente la arrastra.

EL GENERAL EN JEFE
Un hombre fiel, enviado a la descubierta, baja presuroso
por el peñón. ¡Ojalá le haya sido propicia la suerte!

PRIMER EXPLORADOR
Nuestro artificio, hábil y osado, nos ha salido tan
felizmente que hemos penetrado acá y acullá; mas poco
gratas son las nuevas que traemos. Muchos te juran perfecto
vasallaje, como gran parte de tropa fiel, pero alegan como
pretexto de su inacción la efervescencia intestina, el peligro
popular.

EL EMPERADOR
Siempre fué doctrina del egoísmo el guardarse a sí propio,
y no la gratitud, la simpatía, el deber y el respeto. ¿No
consideráis que, cuando esté colmada vuestra medida, os
consumirá el incendio de la casa del vecino.

EL GENERAL EN JEFE



490

489