FAUSTO


parecería yo su centro, respetado por centenares de miles de
personas.

FAUSTO
Eso no podría satisfacerme. Alégrase uno de que el
pueblo se multiplique, viva con holgura a su modo, y hasta
se eduque, se Ins-truya... y no se cría más que rebeldes.

MEFISTÓFELES
Luego, en un sitio ameno, construiría de una manera
grandiosa, como yo me sé, un palacio de recreo. Bosques,
colinas, llanuras, praderas, campiñas, todo magníficamente
dispuesto alrededor en forma de jardín. Frente a verdes
faldas de montaña, prados de aterciopelado césped, avenidas
tiradas a cordel, umbrías artísticamente dispuestas, cascadas
cuyas aguas caigan apareadas de roca en roca, y surtidores de
toda especie; allí el agua se eleva majestuosa, pero por los
lados sale murmurante y borbota formando mil variados
juegos. Y por último, mandaría edificar para las más lindas
mujeres unas casitas íntimamente cómodas; allí pasaría horas
sin fin en un retiro deliciosamente acompañado. Y digo mu-
jeres, porque, una vez por todas, quiero yo las beldades en
plural.

FAUSTO
¡Ruin y moderno! ¡Sardanápalo!

MEFISTÓFELES

479

478