FAUSTO


(Sacudiendo las últimas llamas). Aquí, rocas amontonadas
entre la maleza del bosque. ¿Por qué he de vivir en esa estre-
chura siendo joven y alentado? Silban los vientos, braman las
olas; pero oigo unos y otras desde lejos, y de buen grado
estaría yo cerca. (Da saltos cada vez más elevados hacia lo alto de la
roca.),

HELENA, FAUSTO y EL CORO
¿Quisieras parecerte a la gamuza? Temblamos por la
caída.

EUFORIÓN
Siempre más alto debo subir, siempre más lejos debo
mirar. Ahora sé donde estoy: en medio de la isla, en el centro
del país de Penélope, que participa de la tierra y del mar.

EL CORO
Si no puedes morar apacible en el monte y la selva,
busquemos al punto vides en hilera, vides en los ribazos de
la colina, higos y doradas manzanas. ¡Oh! ¡En el plácido país,
permanece plácido!

EUFORIÓN
¿Soñáis con el día de la paz? Sueñe quien quiera soñar.
¡Guerra! Tal es la divisa. ¡Victoria! y este grito resuena sin
cesar.

EL CORO

463

462