FAUSTO




HOMÚNCULO
En este benigno elemento húmedo, todo cuanto ilumino
es bello y encantador.

PROTEO
En este húmedo vital, tu linterna empieza a lucir con
magnifica resonancia.

NEREO
¿Qué nuevo misterio en medio de las multitudes, viene a
reve-larse a nuestros ojos? ¿Qué es aquello que relumbra
alrededor de la concha, en torno de los pies de Galatea? Ora
arde con violencia, ora de un modo apacible, ora con
suavidad, cual si fuera movido por las pulsaciones del amor.

THALES
Es Homúnculo, instigado por Proteo... Estos son los
indicios del imperioso anhelo. Presiento el gemido de una
sacudida angustiosa; va a estrellarse contra el resplandeciente
trono. Ahora despide llamas, ahora centellea... Ya se derrama.

LAS SIRENAS
¿Qué ígneo prodigio nos ilumina las olas, que, lanzando
chispas, se rompen unas contra otras? Así ello reluce, fluctúa
e ilumina estén-diéndose; los cuerpos se abrasan en la carrera
nocturna, y en todo el contorno hay un desbordamiento de
fuego. Reine, pues, así Eros, que dió principio a todo.

407

406