FAUSTO




BAHÍAS ROQUEÑAS DEL MAR EGEO

La luna inmóvil en el cénit

LAS SIRENAS
(Situadas acá y acullá sobre las rocas, tañendo flautas y cantando).
Si en otro tiempo las magas de Tesalia, en el pavor, de la
noche, te atrajeron de un modo sacrílego hacia la tierra, mira
apacible desde tu arco nocturno las trémulas ondas,
hormiguero de luz que riela dulcemente e ilumina el tumulto
que de las olas se eleva. Pronta siem-pre a servirte, hermosa
Luna, ¡senos propicia!

NEREIDAS Y TRITONES
(En forma de monstruos marinos). Sonad con fuerza, emitid
sonidos más agudos que resuenen a través del anchuroso
mar; llamad desde ahora a los habitantes del abismo. Ante las
vorágines horribles de la tormenta, nos retiramos a las
profundidades más tranquilas, y desde allí nos atrae un dulce
canto. Ved como en nuestro arrobamiento nos ataviamos
con cadenas de oro, y cómo a las diademas y pedrerías

389

388