JOHAN WOLFGANG GOETHE


En tu país podrás ser inteligente al estilo de allí, pero en
tierra extraña no eres muy listo. No debieras dirigir el
pensamiento hacia tu patria, sino venerar aquí la majestad de
las encinas sagradas.

MEFISTÓFELES
Se piensa en lo que uno dejó; aquello a lo cual se estaba
acostumbrado, es un paraíso. Mas, decidme: ¿Qué es aquello
de trina figura que, a la débil claridad de aquel antro, se ve allí
acurrucado en su interior?

LA DRÍADA
Son las Fórcidas. Atrévete a llegarte a ellas y dirigirles la
palabra, si ello no te espanta.

MEFISTÓFELES
¿Y por qué no? Veo algo y me asombro. Tan altanero
como soy, debo confesarme a mi mismo que no he visto
jamás cosa igual. Son por cierto peores que los alrunes. ¿Es
posible encontrar en los más nefandos pecados la menor
fealdad cuando uno ve ese triple monstruo? No le
sufriríamos nosotros en los umbrales del más hórrido de
nuestros infiernos, ¿y se arraiga aquí en el país de la Belleza?
¡Y a éso se da el pomposo nombre de clásico...! Ellas se
agitan, parecen olerme y chirrían silbando, murciélagos
vampiros.

UNA FÓRCIDA

384

383