FAUSTO




EN EL ALTO PENEO

(Como antes)

LAS SIRENAS
Lanzaos en las ondas del Peneo. Hay que nadar batiendo
el agua y entonar canción tras canción para el bien de la gente
infortunada. Sin agua no hay dicha alguna. Si nos dirigimos
presurosas en lucido enjambre hacia el mar Egeo, todo placer
nos caerá en suerte.
(Temblor de tierra)

LAS SIRENAS
Cubierta de espuma retrocede la onda, no corre ya
bajando por la pendiente de su lecho: tiembla el fondo del
río; refluye el agua; la masa de arena y la orilla se agrietan
humeantes. ¡Huyamos! ¡Venid todas, venid! Lo
extraordinario a nadie aprovecha. Corred, nobles y joviales
huéspedes, a la regocijada fiesta marítima, allí donde,
trémulas y centelleantes, las ondas se hinchan suavemente
inundando la ribera; allí donde luce doble la luna y nos baña

367

366