FAUSTO




QUIRÓN
Cuando a mi lado caía herido un héroe, yo sabía entonces
darle auxilio y consejo; mas al fin abandoné mi arte a
curanderas y sacerdotes.

FAUSTO
Eres con verdad el grande hombre, que no puede oír
palabras de elogio. Procura esquivarse modestamente y hace
como si existiera su igual.

QUIRÓN
Y tú me pareces diestro para fingir, para lisonjear lo
mismo al príncipe que al pueblo.

FAUSTO
Con todo eso, no podrás menos de confesar que tú viste
los más grandes personajes de tu tiempo, que en proezas
rivalizaste con el más ilustre, y que, augusto como un
semidiós, pasaste los días de tu vida. Pero, entre las figuras
heroicas, ¿a quién tuviste por la más grande?

QUIRÓN
En la noble falange de los Argonautas, cada uno era
bravo a su propia manera, y por la fuerza que le animaba,
podía bastar allí donde los demás estaban faltos de ella. Los
Dióscuros triunfaron siempre allí donde prevalecían la
belleza y el vigor de la juventud. Decisión y rapidez en el

359

358